Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros usuarios una experiencia cómoda y segura de navegación. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies - Más información - Aceptar.

Noticias

25/09/2015 Un término muy de moda: Compliance (o ¡todos a la cárcel!)

En este caso vamos a hablar del cumplimiento normativo en base a la nueva Ley de Sociedades de Capital (LdSC) que ha provocado ríos de tinta fluyendo a partir de las responsabilidades penales en que pueden recaer socios, consejeros y directivos.

Y es que no es para menos, porque con la reciente entrada en vigor de la reforma del Código Penal, en la citada LdSC nos encontramos con “perlas” como esta:

“Serán imputados penalmente con pena de prisión, multa e inhabilitación profesional los representantes legales, administradores de hecho o de derecho que omitan la adopción de medidas de vigilancia o control de prevención de delitos en la empresa”.

Aquí ya no hay póliza de responsabilidad civil que valga. O se hacen las cosas bien o todos a la cárcel (perdón por la licencia).

De acuerdo a KPMG, hay siete formas clave de reducir los niveles de amenaza:

1) Definir y priorizar los niveles de proveedores.

2) Utilizar un proceso de evaluación del riesgo.

3) Incorporar diligencia debida para proveedores actuales y potenciales.

4) Utilizar cuadros de mando por categoría.

5) Crear un sistema de reporte y resolución de problemas del desempeño de los proveedores.

6) Crear y actualizar perfiles de investigación de mercado.

7) Establecer un programa de Seis Sigma.

(Fuente: Redseguridad)
AERTIC
Ingenia Consultoría Tecnológica S.L.