Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros usuarios una experiencia cómoda y segura de navegación. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies - Más información - Aceptar.

Noticias

16/02/2015 Móviles y fotos intimas, ¿a qué nos arriesgamos?

Millones de fotos son enviadas a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. Según el tipo de fotos que compartamos con nuestros contactos, éstas pueden suponernos un problema si llegan a ser publicadas. ¡Protege tu privacidad!

Almacenamiento en la nube, perfiles en diferentes redes sociales, varias aplicaciones de mensajería instantánea instaladas en nuestros dispositivos o diversas cuentas de correo electrónico. Es habitual en nuestra sociedad actual que una utilice estos servicios en su día a día.

De hecho, todas estas herramientas se usan tanto en el trabajo como en nuestra vida personal. Conocemos a gente nueva por Internet, nos comunicamos con nuestros amigos y familiares, incluso empezamos o mantenemos relaciones sentimentales con la ayuda de estas aplicaciones.

Una característica de las más utilizadas y común a todas estas herramientas es que podemos enviar y almacenar fotografías en todas ellas. Y aquí nos planteamos las siguientes preguntas, ¿qué tipo de fotos almacenamos o enviamos a través de Internet? ¿Estamos seguros de que esas fotos sólo las va a ver su destinatario? No es lo mismo enviar una foto nuestra en una cena de amigos que una foto en la que aparecemos en ropa interior o desnudos. Además, debemos ser conscientes de que una vez enviamos una foto a alguien, esa foto deja de estar bajo nuestro control exclusivo y por tanto, puede acabar en poder de alguien a quién no iba destinada.

Se ha convertido en algo habitual leer noticias sobre el robo y publicación de imágenes privadas e íntimas en Internet. El primer objetivo de estos ataques fueron personajes famosos, pero el siguiente objetivo han sido personas anónimas a las que se les robaron miles de fotos que enviaron mediante una app instalada en su smartphone.

El problema que ya supone el robo de información personal, se incrementa en este caso debido que las fotos robadas son consideradas en su mayoría como íntimas e incluso dentro de todas las fotos robadas existen fotos de menores de edad. En este último caso, estaríamos hablando de un delito de pornografía infantil.

Según el Estudio de Ciberseguridad y confianza en los hogares españoles, realizado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad, S.A. (INCIBE) y el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) de Red.es, un 40% de los internautas perciben el robo y uso de información personal como uno de los principales riesgos de Internet. Sin embargo, un elevado porcentaje de usuarios sigue enviando y almacenando información privada o íntima en Internet sin las medidas de seguridad adecuadas. (Fuente: Incibe)
AERTIC
Ingenia Consultoría Tecnológica S.L.